Bienvenidos a nuestra Web

Bienvenidos al Sitio Oficial de los Torneos de Futbol de TdeA Futbol

Organizamos campeonatos con calidad y entusiasmo desde hace mas de 15 años

Te invitamos a navegar por nuestra web y a descubrir porque TdeA Futbol tiene los mejores torneos para vos


Añadir a favoritos
Recomendar página

Síguenos en

Otros servicios

Acceso usuarios

Usuario

Contraseña

Noticia

La reencarnación de Martín Palermo juega en TdeA
Ignacio Carbajal juega para Don Bosco en los torneos de Fútbol 8 de los domingos y tanto sus compañeros como los rivales ya se dieron cuenta que dentro de él vive el eterno goleador de Boca.
Por Roi Waremkraut

Si hay algo que distinguía a Martín Palermo del resto de los jugadores era su espíritu iluminado, esa sensación de estar tocado por una varita mágica que convertía todo lo que hacía en épico. Pero ese “algo” especial desapareció del fútbol después de aquella noche del año 2011 en la que el Loco se despidió de una Bombonera repleta.
Desde ese momento,  expertos de todo el mundo con muchos recursos y tiempo al pedo, han tratado de averiguar a dónde se fue el alma del goleador, porque todos coinciden en que “no puede haber desaparecido”. Después de 8 años de estudio, investigadores de la Universidad de Massachusetts llegaron a la conclusión de que ese espíritu se quedó en Buenos Aires y habita el cuerpo de un pibe de 21 años que juega los domingos en TdeA.
Ignacio Carbajal juega al fútbol desde que tiene cinco años y, si bien siempre quiso ser delantero, los avatares del deporte lo obligaron a reconvertirse en lateral izquierdo. Creció aprendiendo de jugadores como Roberto Carlos, pero cuando apoyaba la cabeza en la almohada por las noches, soñaba recurrentemente con la posibilidad de ser goleador.
Después de lesiones y frustraciones, Nacho decidió volver a jugar con su equipo de amigos, del colegio Don Bosco de Congreso, y en este 2019 el destino lo premió con un nuevo espíritu que andaba vagando por las canchas de fútbol buscando un cuerpo óptimo para habitar. Así fue como Ignacio Carbajal se convirtió en la reencarnación de Martín Palermo.
Sus compañeros no lo podían creer y Nacho no se daba cuenta. Un día cayó a un partido con el pelo teñido de amarillo, pidió la camiseta número 9 y todos le decían “¿quién te creés que sos? ¿Palermo?”. Pero las dudas y los reproches terminaron cuando empezó a rodar la pelota.
No importa para dónde iba la jugada, Nacho siempre estaba ubicado en el área para recibir solo y convertir. Un verdadero optimista del gol. Cuando había un penal, Nacho pedía la pelota y la mandaba adentro, aunque cada día que pasa crece el miedo en Don Bosco. “Algún día va a errar tres en un partido este boludo reencarnado”, decían sus compañeros por lo bajo.
 “Soy de meterla y creo que me comparan por la cara y por la forma de hacer goles”, dice el ingenuo Nacho, que cree que es todo gracias a él, mientras los organizadores del torneo, los árbitros, los rivales y los compañeros ya le dicen “Titán”. “Sería algo diferente que me llamen el Palermo de TdeA”, empieza a ceder, sabiendo que la comparación lo termina favoreciendo.
A Nacho solo le falta ser campeón con Don Bosco, pero los organizadores del torneo ya están pensando en empezar a vender entradas para que la gente pueda ver a la reencarnación de Martín Palermo, nuevamente adentro de una cancha.